Los fondos mineros, ese gran cheque por liquidación de la minería que recibió Asturias, han supuesto aportaciones del Estado desde 1990 hasta 2011 de 24.000 millones de euros. Es duro reconocerlo, pero ha sido un dineral despilfarrado en obras muchas veces inútiles y absurdas, o simplemente en la corrupción. Esta revista puso un buen ejemplo de ello en su número anterior, citando el caso de ( … ) Alas Aluminium. Del escándalo de los fondos no solo tienen la culpa la Administración, partidos y sindicatos, que fueron quienes los aprobaron y los gestionaron, sino toda la sociedad asturiana, que asistió indiferente al reparto de un botín público que no daba prioridad a la creación de empleo y nuevas empresas.

Del editorial de la revista Atlántica XXII ( nº 22 ), Una comisión de investigación sobre los fondos mineros. Septiembre de 2012

Anuncios