El niño es capaz de cambios asombrosos, mientras que el adulto que se encarga de él empieza a volverse rígido en cuanto a sus aprendizajes y sus concepciones del mundo.

Boris Cyrulnik. Los patitos feos

Anuncios